miércoles, 23 de noviembre de 2016

Marcelino del Llano

Marcelino Pérez del Llano nació en el concejo de Tineo (Asturias), el 30 de julio de 1901, en el seno de una familia campesina y humilde, teniendo que emigrar muy joven a Cuba, donde ejerció diversos oficios y ocupaciones mientras su afición musical y sus dotes naturales para el canto le llevaron al poco de llegar a integrarse en la Sociedad Artística Gallega y en el Orfeón del Centro Gallego de La Habana, del que pronto será su solista indiscutible.
Debutó como cantante lírico en 1927 en el teatro Martí de La Habana, En el año 30, alcanza gran éxito como primer tenor en la zarzuela «La pícara molinera».
Llega a España en 1933 con la compañía cubana de Guillermo Cases, estrenando en Barcelona y Madrid la zarzuela de ambiente colonial «La Virgen morena», junto a Marcos Redondo.
Unido sentimental y profesionalmente a la pianista y cantante América Otero, la pareja vivirá toda la Guerra Civil en Madrid.
En 1940, el tenor se integra en la Compañía Lírica titular del teatro Calderón, bajo la batuta del maestro Moreno Torroba. La presentación se hace el sábado 17 de febrero, inaugurando la temporada con «Luisa Fernanda» en la función de la tarde y «Marina» por la noche, debutando junto a Pepita Embil (madre de Placido Domingo) Antonio Medio, Conchita Miralles, Chano González, Plácido Domingo (padre), Manuel Gas.
Vuelve a Asturias en septiembre de 1942 a Los Campos Elíseos de Gijón, con «Black el payaso» de Sorozábal.
Otros éxitos del tenor asturiano le vienen de la mano de notables interpretaciones en «Loza lozana», de Romero y Fernández; «La canción del Ebro», de Colongue Reoyo y Guerrero y «Tiene razón don Sebastián».
Así hasta 1947, año en que el matrimonio Del Llano-Otero emprenderá una gira americana precedida de una escala portuguesa en Lisboa. Se asienta definitivamente en Cuba. Aquí realizarán actuaciones por todos los grandes teatros isleños, dedicándose a partir de los años 50 a la docencia musical, primero en la ciudad de Santiago, luego en la Escuela de Canto de Cubanacán en La Habana.
En 1962 es cofundador, junto a lo más selecto y destacado de la música culta cubana, del Teatro Lírico Nacional de Cuba.
Marcelino del Llano falleció en La Habana, el 20 de junio de 1976. Su esposa le sobrevivirá muchos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada