jueves, 11 de agosto de 2016

Teresa Tourné

Nació en Madrid, el 11 de enero de 1938. Su padre, general de artillería, le dio una educación esmerada. Fue una niña inquieta e impulsiva. Quiso ser bailarina clásica, pero su afición por la música la llevó al Conservatorio de Madrid para estudiar piano. No pensaba en ser cantante hasta que Lola Rodríguez Aragón la convenció de que tenía buena voz y desde ese momento la tuvo como profesora, consejera y amiga. Debutó en el Colegio Mayor Antonio de Nebrija en 1958, donde ofreció su primer recital acompañada al piano por Miguel Zanetti. Tras ganar en dos ocasiones el concurso televisivo “Hacia la fama”, debutó en el Teatro de La Zarzuela con MARINA, junto a Ana María Olaria y Alfredo Kraus. Los resultados fueron satisfactorios y antes de que terminara la carrera volvió al teatro de la calle de Jovellanos para interpretar GIGANTES Y CABEZUDOS, sustituyendo a María Luisa Castellanos, además de LA TEMPRANICA, BOHEMIOS y LA VERBENA DE LA PALOMA
A primeros de diciembre de 1960, ya con el título de profesora de canto en la mano, el diploma de primera clase y el premio Lucrecia Arana, se presentó como liederista en el Ateneo de Madrid ilustrando dos conferencias de Antonio Fernández Cid. Seguidamente recorrió España y el norte de Marruecos con monográficos dedicados a Turina, Leoz, Toldrá, Guridi o Rodrigo, frecuentemente acompañada por diversos conferenciantes como Federico Sopeña o el propio maestro Joaquín Rodrigo. Grabó su primer disco interpretando al “Trujamán” de EL RETABLO DE MAESE PEDRO, que consiguió el Gran Premio de la Academia Francesa y el del Festival Internacional Mar del Plata y obtuvo, además, el premio de canto Isabel Castelo y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid. 
Su prestigio y fama crecieron hasta el punto de ser considerada una de las mejores cantantes españolas del momento. Actuó frecuentemente con las principales orquestas interpretando un amplio repertorio que iba de EL MESÍAS, de Haëndel, al STABAT MATER, de Pergolesi. De autores españoles estrenó LA ATLÁNTIDA de Falla-Halfter, BENEDICTA, de Duo Vital y además interpretó LA NOCHEBUENA DEL DIABLO, de Esplá y EL RETABLO DE NAVIDAD, de García Leoz. En 1962 estrenó en Madrid AMAHL Y LOS VISITANTES NOCTURNOS, de Menotti, que seguidamente llevó a provincias. 
En los años que van de 1964 a 1966 desarrolló una gran actividad operística: hizo FAUST y L'ELISIR D'AMORE con Alfredo Kraus, GOYESCAS con Inés Rivadeneyra y EL RETABLO DE MAESE PEDRO con Pedro Farrés. En diversas capitales españolas cantó LA TRAVIATA, también con Kraus, PLAGLIACCI, LA BOHÈME, TURANDOT y LE NOZZE DI FIGARO. En 1968, contratada por el Teatro de la Opera de Augsburg (Alemania), alcanzó grandes éxitos con OTELLO, MANON LESCAUT, PEER GYNT, NABUCCO y PARSIFAL. 
Dejó constancia de su arte en un género tan nuestro como la zarzuela, grabando diez títulos que demuestran cómo supo adaptarse a estilos tan diferentes. A ellas añadió 34 canciones gallegas de distintos autores y seis Avemarías que recogen las famosas de Schubert, Gounod y Verdi. 
Y de pronto, cuando aún la esperaban muchas noches de gloria, en 1968, cambió la representación por la enseñanza. Al crearse la Escuela Superior de Canto fue requerida como profesora para la Técnica del Canto y aceptó complacida. Después, previa oposición, recibió el nombramiento oficial de Catedrática del Centro.

(Datos y foto de "Teatro Lírico Español")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada