miércoles, 9 de marzo de 2016

Emilio Vendrell

El tenor Emilio Vendrell nació en Barcelona el 13 de Enero de 1893. 
Desde muy joven estudiará en la escolanía de Santa María del Mar y en el Orfeón Catalán, siendo en este ultimo alumno predilecto de Luis Millet. 
La faceta como cantante de Vendrell es muy amplia, abarca varios géneros a los que se dedicó en su vida profesional. Tratando de realizar una cronología, se podrían caracterizar dos grandes periodos en su vida interpretativa. Por un lado una primera etapa que abarcaría desde 1912 (fecha en la que debuta en el Palau de Barcelona) hasta Octubre de 1922. Esta etapa viene caracterizada por sus representaciones de música barroca, como la Pasión según San Mateo de Bach, diversos oratorios barrocos y algunos lieder de Beethoven y Bramhs. Estamos pues ante un artista especializado sólo en música barroca. 
A partir de 1922 comienza una nueva etapa centrada en la representación de diversas zarzuelas españolas. Tal vez sea esta la etapa más conocida y popular del cantante ya que con ella logró un gran reconocimiento y posibilitó además que su círculo geográfico se ampliase, ya que si hasta entonces no había salido de Barcelona, ahora, tras los estrenos de algunas zarzuelas, éstas serán representadas en diversas capitales americanas.
Títulos destacados de esta etapa serán, La Dolorosa, Doña Francisquita, Los gavilanes... Esta etapa abarca todo el resto de su vida artística, despidiéndose de la escena con su función número 1315 en la que representó Doña Francisquita para el teatro Calderón de Barcelona en 1953. 
El tenor morirá, retirado de los escenarios, el 1 de Agosto de 1862.
Emilio Vendrell, si bien no de una manera constante, también se dedicó a la ópera, representando versiones en catalán de algunas obras como Manon de Massenet o Lohengrin en la versión de Joaquín Peña. Las características de la voz de Vendrell según las críticas contemporáneas se centraban en su timbre personal y en su emisión fluida. Si bien en su últimos años artísticos, finales de los cuarenta y principios de los cincuenta se decía que se quedaba "corto" en los tonos superiores. 
La discografía del tenor es bastante amplia.  Se centra eminentemente en su producción de zarzuela, destacando títulos como La verbena de la Paloma o Doña Francisquita. Si bien existen algunos discos de canciones que recopiló, sobre todo en los primeros años de los cincuenta. Entre ellos cabe destacar Cançons del nostre pais, dedicado a la música popular catalana. 
Existe otra faceta en este cantante menos conocida, pero del mismo modo importante, es la de teórico musical, escribiendo libros sobre el canto y las técnicas vocales como El canto y la educación de la voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario